IntraMed - Artículos - Empatía para médicos
  
Escepticemia, por Gonzalo Casino | 13 MAY 11

Empatía para médicos

Sobre la necesidad de educar la conducta empática en la práctica clínica.
11
30
Autor: Gonzalo Casino Escepticemia

Para ser un buen médico no basta con ser competente en el diagnóstico. Hacen falta otras muchas competencias, entre las que brilla con luz propia la capacidad de comunicarse y de comprender al paciente. La llamada empatía clínica parece ser un elemento esencial de la calidad asistencial, asociado estrechamente con la satisfacción del paciente y la adherencia al tratamiento, además de con menores quejas por mala praxis. Lo llamativo es que esta competencia no ocupe el lugar central que se merece en la medicina.

Las cosas, sin embargo, están cambiando. Buena prueba de ello es que en los últimos dos años se han publicado unos 400 artículos sobre la empatía en las principales revistas de biomedicina. La capacidad empática del médico empieza a ser valorada como un ingrediente básico en la práctica clínica y como un buen lubricante de todo el sistema sanitario. Asimismo, desde que en 1995 se descubrieron las neuronas espejo, se están empezando a estudiar las bases neurobiológicas de la empatía. Y cada vez más voces autorizadas claman porque se integre en la formación médica.

El concepto de empatía se solapa con otros como el de simpatía o el de cordialidad, también importantes en las relaciones interpersonales, pero es diferente. La empatía puede definirse como la capacidad de entender lo que siente otra persona dejando constancia de ello en la relación, ya sea a nivel verbal (“entiendo como te sientes”) o no verbal (mostrando la respuesta facial adecuada, por ejemplo), pero evitando hacer juicios de valor (“ya verás como te recuperas pronto”), como apunta el médico de familia Francesc Borrell Carrió en un esclarecedor artículo publicado en Medicina Clínica (Empatía, un valor troncal en la práctica clínica).

A diferencia de la simpatía, caracterizada por el contagio emocional, en la respuesta empática el médico distingue claramente entre sus emociones y las del enfermo, pero hace el esfuerzo de ponerse en su lugar y entender sus sentimientos. La cordialidad es sencillamente una cuestión de modales o buena educación, algo básico pero que suscita muchas quejas de pacientes (“no se ha dignado mirarme a los ojos”) y que motivó en 2008 un artículo en The New England Journal of Medicine para reivindicar la llamada “medicina basada en la etiqueta”.

La empatía verdadera no es, por tanto, un sentimiento sino una actitud que nace del “esfuerzo por entender la posición del paciente durante una relación asistencial”, como dice Borrell. El médico debe intentar entender la enfermedad desde la perspectiva del paciente. Luego lo conseguirá o no, pero este es al menos su compromiso profesional, aunque le asalten todo tipo de dudas: ¿se puede ser empático con sentimientos que no entiende ni el propio paciente? ¿basta la empatía o a veces hay que contagiarse de las emociones del paciente? ¿es realmente posible entender los sentimientos de otro?

De lo que parece que ya no hay duda es de que la conducta empática puede y debe enseñarse. En un reciente artículo (Empathic responses in clinical practice: Intuition or tuition?) publicado en el Canadian Medical Association Journal (CMAJ), firmado entre otros por el oncólogo Robert Buckman, experto en habilidades comunicativas, se argumenta que “como cualquier otra competencia médica, la empatía clínica puede ser enseñada y aprendida”. 

Si realmente la empatía es el reactivo indispensable para que un médico ponga en valor todo sus conocimientos y cuaje una buena asistencia, la enseñanza de esta capacidad debería estar presente en las facultades de medicina, en la formación especializada y en la educación médica permanente. Tanto hablar de avances médicos y he aquí lo que sería, a buen seguro, un gran avance.
 
Gonzalo Casino (Vigo, España, 1961) es periodista y pintor. Su curiosidad se enfoca hacia las confluencias del arte y la ciencia, el lenguaje y la salud, la neurobiología y la imaginación, la imagen y la palabra. Licenciado en Medicina, con postgrados en edición y bioestadística, trabaja en Barcelona como periodista científico e investigador y docente de comunicación biomédica, además de realizar proyectos individuales y colectivos como artista visual. Ha sido coordinador de las páginas de salud del diario El País y director editorial de Ediciones Doyma (después Elsevier), donde ha escrito desde 1999 y durante 11 años la columna semanal Escepticemia, con el lema “la medicina vista desde Internet y pasada por el saludable filtro del escepticismo”. Ahora ha reanudado esta mirada sobre la salud y sus intersecciones con la biomedicina, la ciencia, el arte, el lenguaje y otros artefactos en Escepticemia.com y en el portal IntraMed.
* Archivo completo de Escepticemia desde 1999

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Dr. Marco Antonio Guevara Ramos   Hace más de un año
hola a todos los colegas.Gracias Doctor Gonzalo, por este articulo tan importante y recordarnos la verdadera relación médico-paciente que deberia ser.Tomando encuenta que los pacientes son nuestra razón de ser,y que necesitan una buena atención más que médica, deberia ser humana y con una buena aplicación de todos los terminos de la bioetica y la humanización de todos los que aplicamos y ejercemos la medicina. Gracias por esta publicación.
Sra. Graciela Victoria Caputti   Hace más de un año
Soy estudiante de la Lic.en Psicología....y quisiera aportar mi vision desde esta parte de la medicina y desde mi incipiente experiencia.La empatía es la capacidad de poder apreciar la vivencia de un otro.Tanta es su importancia que la cuestion emocional siempre ha sido definitoria en la resolucion de las dolencias del cuerpo.Lo saben todos los profesionales de la salud a la hora de mejorar cualquier diagnostico y pronostico.Hay cosa probada en la eficacia de la practica de la empatía desde el primer momento de contacto entre paciente y profesional de la salud.Yo diria que es la circunstancia de apertura de mayor posibilidad de la cura.El saberse entendido y atendido mejora la calidad de vida del paciente que se apoya en el profesional.Gracias por permitirme compartir mi vivencia.
Dra. Liliana Kiraz Larumbe   Hace más de un año
es un tema que se olvida cuando la asistencia es masificada, aunque debemos siempre hacer el intento de ponernos en los "pantalones" del paciente y como nos gustaria a nosotros que nos trataran si nosotros fueramos en vez de médicos el paciente
Dr. Alejandro Adrian Bevaqua   Hace más de un año
Estimados colegas: en principio, me he tomado unos días -unos cuantos días- para leer y releer este interesantísimo artículo.
Luego de ese tiempo puedo señalar, como muchos de ustedes, mi plena coincidencia con el autor; sin embargo, no dejo de tener un regusto amargo, o agridulce más exactamente expresado, pues creo que esa cualidad empática a que ahora se refiere Gonzalo Casino como gran descubrimiento, o descubrimiento de novo, es algo que tuvieron nuestros antecesores no mucho tiempo ha y que, lamentablemente perdimos.
Recuerdo muy bien a mis maestros durante mi carrera de pregrado -fines de la década del 70 y primeros años del 80- y esas eran enseñanzas que se transmitían en las cátedras de Clínica de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNLP.
Claro que en esos momentos también se daba el inicio del tiempo tecnológico que nos llevaría, finalmente, a que hoy día estemos hablando -como novedad- de algo que era conocido y predicado desde los tiempos de Hipócrates. Si alguno no me cree, me permito invitarlo a leer, entre otros autores, a Pedro Laín Entralgo para conocer la historia de la medicina, y allí podra observar que mis apreciaciones no son tan erróneas.
El sabor dulzón proviene del hecho que al menos estos temas que fuimos dejando de lado vayan resurgiendo de la mano de personas que nos alertan sobre nuestras deficiencias como Casino o tantos otros escritores y entrevistados que hacen pública su posición a través de este excelente portal.
Así pues, celebro el artículo precedente y concuerdo con lo allí expresado; pero no por ello dejo de reconocer los antecedentes en este sentido para que no creamos que estamos ... descubriendo la pólvora.
Un cordial saludo a todos,
Alejandro A. Bevaqua
Dra. Diana Cristina Rodriguez   Hace más de un año

...y si, hace falta tener varias competencias para "postularnos" a ser buenos medicos...., y varias otras para luego "serlo"...

...Pensando en que .....“como cualquier otra competencia médica, la empatía clínica puede ser enseñada y aprendida”.....Esta es una buena oportunidad para saber que, si nos proponemos, podremos ser mejores medicos

Que bueno hablar sobre este tema.





Dr. Aldo Miguel Santos Hernandez   Hace más de un año
Gracias Gonzalo Casino por este interesante artículo (nunca defraudas a quiénes te seguimos!).
Casualmente he publicado hace muy poco un post en mi blog Ethos&Technos con un tema muy relacionado: http://medicablogs.diariomedic...
Dr. Jorge Oscar Margules   Hace más de un año
Gonzalo comparto en un todo tus conceptos. Comunicarse con un paciente es dificil, mucho más con la flia.
Dra. Maria Ysabel Mas Lobaina   Hace más de un año
Me parece un excelente articulo de gran actualidad. En nuestro pais es pieza angular de la relacion medico-paciente y a partir de ella fluira el proceso asistencial. Es lamentable como se ha perdido tanto en este aspecto. Es tiempo de rectificar y humanizar algo por naturaleza propia tan humano.
Felicidades por el Articulo y exitos en su profesion!
Saludos cordiales!
Dr. Gustavo Daniel Cornejo   Hace más de un año
Lamentablemente, en este país, se fue perdiendo la relación medico-paciente donde entra la empatia, como anillo al dedo, por los sistemas de emergencia. Las Empresas son mas importantes que el medico, manejadas por Empresarios (hasta hacen propaganda de tv)de ahí que interesa el numero la cantidad y se traslado al común denominador de la gente y al estado, también, que no tienen una educación en salud, para aprender como debe cuidar su salud, evaluar a quien consulta, etc. ,etc.
Lic. Karen Natalia Palacios   Hace más de un año
Un 10 a esta nota! Esta empatía necesitamos ejercitar los profesionales de la salud! Creo que hay que hablar mas corrientemente de ella, en todos los ámbitos científicos, congresos, cursos, etc de nuestra región.
Saludos!
Dr. Leonel Romo Hernandez   Hace más de un año
en la medicina de primer contacto o medicina familiar en mexico nos da la oportunidad de ser un miembro mas de la familia sin perder nuestra individualidad, identidad y etica. actuando como motor a cierto nivel de esta y que ellos lo toman con agrado y confianza forjandose mas la empatia. tendremos que dar mas de nosotros en todos los sentidos para lograrlo y crear una relacion medico paciente, en una confianza y esperanza, depositadas en una conciencia humanistica y etica.
felicidades por tu articulo y que sigas adelante.
D. leonel romo, monterey, mexico.
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017