Gonzalo Casino, ¡Nuevo columnista de IntraMed! | 06 DIC 10

Fútbol, ciencia y salud

Sobre la percepción social de la medicina y otros asuntos más triviales.
7
11
Autor: Gonzalo Casino Escepticemia

La ciencia, la medicina y otros asuntos serios suelen salir muy bien parados en las encuestas. Cuando se les pregunta con un cuestionario en mano, el común de la gente dice sentirse muy interesado por estos temas, al menos en mayor medida que por otros considerados más triviales, como el deporte, los sucesos o los horóscopos.

Pero las audiencias de los diarios deportivos, de los programas de cotilleo o de las secciones de sucesos superan con mucho las que congregan los temas de ciencia y medicina. En el espacio público pocos eventos suscitan un interés tan notable como un partido de fútbol de máxima rivalidad, digamos un Real Madrid-Barcelona o un Boca Juniors-River Plate, que puede tener pendiente durante unas horas a medio país y ser motivo de comentarios varios días después. Que las cosas sean así y no a la inversa podría ser incluso un síntoma de salud social, aunque esto sería muy debatible.

En cualquier caso, la imagen pública de la ciencia, y especialmente de la medicina, es francamente positiva, incluso en España y otros países hispanohablantes que tienen una floja tradición científica en comparación con los anglosajones. Uno de los indicadores de la imagen pública de la ciencia es  el prestigio que tienen las profesiones vinculadas al conocimiento científico.

En el caso de España, los médicos son los profesionales que gozan de una valoración social más alta (4,38 sobre 5), seguidos de los científicos (4,18), los profesores (4,04) y los ingenieros (3,97), mientras que en la cola de esta escala de reconocimiento social figuran los religiosos (2,24) y los políticos (2,20), según los datos de la quinta Encuesta de Percepción Social de la Ciencia realizada en 2010 por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), que es la institución pública española encargada de promocionar la educación científica de la ciudadanía, a la manera de la National Science Foundation de EE UU y otras entidades similares en Europa.

Desde 2002, cuando la Fecyt empezó a hacer estas encuestas bienales para conocer la opinión de la ciudadanía, la imagen de la ciencias y sus instituciones no ha dejado de mejorar. De forma mayoritaria, la población asocia el progreso científico al desarrollo económico, a la generación de empleo y a la reducción de las diferencias entre países ricos y pobres.

Ocho de cada 10 ciudadanos creen que la ciencia y la tecnología generan más beneficios que perjuicios, o que ambos están equilibrados, y son además partidarios de aumentar o mantener el presupuesto público en investigación y desarrollo. Y, puestos a establecer prioridades, los ciudadanos consideran que la salud debe ser el área prioritaria de investigación, seguida muy de lejos por las investigaciones energéticas y medioambientales.

La ciudadanía reconoce tener un aceptable interés por la ciencia y un enorme interés por la medicina y la salud. Cuando se les hace una pregunta abierta (sin respuestas) sobre los asuntos que más les interesan, entre las tres primeras respuestas el 30,9% de los encuestados menciona los deportes; el 25,6%, la medicina y la salud, y el 13,1%, la ciencia y la tecnología. 

En cambio, cuando se les pide que valoren su interés por una lista de temas, el de mayor valoración es invariablemente la salud y la medicina, por encima de los deportes y otros asuntos. Los ciudadanos declaran que la información que reciben sobre medicina, salud y ciencia no está a la altura de su curiosidad, mientras que en política y deportes se consideran sobreinformados. Ciertamente, no hay color entre el espacio informativo que dedican los medios a los deportes y a la ciencia y la medicina. De todas formas, en las encuestas existe el riesgo de confundir los deseos con la realidad. Es lo que se llama el sesgo de deseabilidad social: la tendencia a responder lo socialmente correcto.
 
Gonzalo Casino (Vigo, España, 1961) es periodista y pintor. Su curiosidad se enfoca hacia las confluencias del arte y la ciencia, el lenguaje y la salud, la neurobiología y la imaginación, la imagen y la palabra. Licenciado en Medicina, con postgrados en edición y bioestadística, trabaja en Barcelona como periodista científico e investigador y docente de comunicación biomédica, además de realizar proyectos individuales y colectivos como artista visual. Ha sido coordinador de las páginas de salud del diario El País y director editorial de Ediciones Doyma (después Elsevier), donde ha escrito desde 1999 y durante 11 años la columna semanal Escepticemia, con el lema “la medicina vista desde Internet y pasada por el saludable filtro del escepticismo”. Ahora ha reanudado esta mirada sobre la salud y sus intersecciones con la biomedicina, la ciencia, el arte, el lenguaje y otros artefactos en Escepticemia.com y en el portal IntraMed.

*
Archivo completo de Escepticemia desde 1999

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Dr. Cesar Eduardo Utreras Cano   Hace más de un año
El articulo me hace recordar el proque me encanta estudiar Medicina, porque soy Médico, el interés de ser una pesrsona que presenta una inteligencia que le valore muy altamente dentro de la sociedad mundial, pués la inteligencia y el humanismo van juntos para continuar investigando la ciencia con resultados positivos y favorables para nuestros semjantes.Muy interesante su estudio y su aríiculo es único, no he visto ni he leido otros que se semejen a su tema, digno de felicitación y pedirle que siga escribiendo sobre el mismo tema más experiencias..
Dr. Carlos Alberto D'Atri   Hace más de un año
Gozalo, ¡otra vez por aquí! Bienvenido. El tema que has encarado esta vez habla sobre estadísticas entre fútbol, ciencia y salud. Hummm... no se si esas estadísticas son aplicables en Argentina. Me parece que aquí la mayoría cuando está con un partido de fútbol no está con la ciencia y cuando necesita de la ciencia no está con el futbol. Con una excepción: la ciencia maradoniana que cura casi todo. Bueno, no me parece que un poco de humor (relativo) empañe tu trabajo. Hasta pronto. (Me parece que metí un tema polémico. Espero no molestar a nadie)
Dr. Eloy Jose Sans   Hace más de un año
Me parece interesante que estos temas salgan a debate, para que la sociedad tenga posibilidad de acceder a los mismos, pero lo cierto es que quedan limitados al drupo de profesionales y allí mueren.
También pienso que es cuestión de educación, porque temas de la vida tendrian que estar más presentes. El aprendizaje del valor de la vida, del amor queda relegado a la familia, como debe ser , pero debe trasender al ámbito social.
Actualmente el pueblo necesita pan y circo. En Argentina el gobierno destina 800 millones de pesos (200 millones de dolares) para que se televisen por canales abiertos los partidos de futbol. Pero para poblaciones marginadas no hay plata para viviendas, agua potable, educación, etc.
Saludos
Dr. Alejandro Esteban   Hace más de un año
Es interesante pensar que lo que la gente cree importante no siempre coincide con lo que la gente desea, es muy probable que cuando se nos pregunta que nos parece importante pensemos en ciencia y salud, pero cuando nos preguntan que nos interesa o nos gusta podamos tender a preferir las actividades lúdicas y el entretenimiento. Llos programadores de medios de comunicación apuntan sistemáticamente a captar audiencia a travez de área recreativa y pienso que hacen muy bien. Nosotros como médicos deberíamos pensar en acceder a nuestro "público" desde aspectos similares, creo que la salud importa mucho a la gente pero existen para ellos (y nosotros) otras prioridades por ejemplo la satisfacción de las necesidades, la felicidad y el placer , cuando nuestros mensajes sobre salud afectan las esferas de los deseos y necesidades de nuestros pacientes entonces nuestro mensaje puede resultar "interesante" pero dificilmente obtengamos los resultados que todos quisieramos y estamos tan lejos de conseguir. Saludos a todos.
Dr. Ricardo Ciccarelli   Hace más de un año
Tengo mis reparos en aceptar como cierto lo escrito,porque la sociedad es contradictoria,asi como casi con veneracion opina sobre los profesionales de la salud,su valorizacion social ,se encarniza contra ellos tildandolos de comerciantes cuando legitimamente piden sus honorarios y nos recuerdan el juramento hipocratico.Tambien ante la menor sospecha de un error medico ,antes de tener la comprobacion de el error ya estan condenando al medico sin importarles el daño que le infieren,cosa que no realizan cuando por ejemplo se cae un puente a nadie se le ocurre incupar al ingeniero,o cuando se pierde un juicio culpar al abogado que lo defendio,si tiene humedad o se llueve en su casda al arquitecto que dirigio la obra.Para terminar digo los juicios de mala praxis somos los medicos ,por lejos que ocupamos el primer lugar.
Lic. Moira Toledo Coffini   Hace más de un año
yo estoy de acuerdo de todo lo que dice
y seria muy interesante si todo los profecionales de la salud leyeran esta columna.
Dr. Aldo Miguel Santos Hernandez   Hace más de un año
Muy interesantes estos resultados, creo que en mi contexto serían similares.
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017