IntraMed - Artículos - Ránula
Presentación de Casos Clínicos | 11 OCT 10
Ránula
Ránula es un término que se utiliza para denominar a los eventos de extravasación o retención que se presentan en el piso de la boca.
(2)
Autor: Omar García, Cirujano dentista CMNS XXI IMSS; Beatriz Aldape, Profesora Facultad de Odontología UNAM Fuente: Revista Nacional de Odontología México Año 1/ Vol. 1/ 2009
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Bibliografía | Versión PDF
Desarrollo

Ránula es un término que se utiliza para denominar a los eventos de extravasación o retención que se presentan en el piso de la boca. Esta es la mejor palabra aplicada a los fenómenos de extravasación mucosa de las glándulas mayores sublingual y submandibular. Otras lesiones frecuentes en el piso de la boca son los quistes dermoides o epidermoides e higromas quísticos (que son linfangiomas).

Los traumatismos y la obstrucción de cualquiera de los 20 conductos de la glándula sublingual o el conducto de Wharton de la glándula submandibular provocan esta alteración. La obstrucción puede suceder debido a un sialolito, que está formado por precipitación de sales de calcio de la saliva alrededor de la mucina que se acumula en cualquier punto del conducto salival. El traumatismo puede producirse de manera accidental o por un acto quirúrgico, el cual secciona el conducto salival y extravasa el contenido hacia los tejidos circundantes, provocando una reacción inflamatoria.

Clínicamente, son crecimientos en forma de domo o nodular, de color azul o, cuando éstos son profundos, son del mismo color de la mucosa adyacente, fluctuantes o deprimibles. Se sitúan en el piso de la boca, semejando el vientre de una rana; de ahí el nombre de ránula. Pueden medir varios centímetros de diámetro (3-6 cm), ocupan el piso de la boca elevando la lengua y se localizan en un solo lado de la línea media (esta característica
hace el diagnóstico diferencial con los quistes dermoides). Existe una variante poco común llamada ránula plunging o ránula cervical, la cual surge cuando la mucina diseca el músculo milohioideo y produce un crecimiento hacia abajo a la zona del cuello.

Para establecer el diagnóstico se realizan radiografía oclusal, para descartar la presencia de sialolito, y un ultrasonido para demostrar la presencia de una cavidad y sus límites anatómicos. El manejo paliativo consiste en masajes y sialogogos (estimuladores de la salivación), con el fin de que se desaloje el tapón que está obstruyendo el conducto afectado.

Cuando este abordaje paliativo no da resultado en 10 días, se debe iniciar el tratamiento quirúrgico, el cual se basa en una excisión de la cápsula fibrosa y la glándula sublingual. Otra alternativa es la descompresión de la lesión por medio de una marsupialización, mediante la que se elimina el techo de la lesión, permitiendo que los conductos de la glándula restablezcan comunicación con la cavidad bucal para vertir su secreción nuevamente al piso de la boca.

Las características microscópicas son similares a las de un mucocele de otras localizaciones; la extravasación de mucina provoca una respuesta inflamatoria crónica con tejido de granulación y contiene macrófagos espumosos. El pronóstico es excelente si se lleva a cabo adecuadamente el procedimiento quirúrgico.

Casos

Se muestran tres casos referidos por sus odontólogos particulares. Lo que llama la atención es la frecuencia con que se presentaron: los tres en una misma semana, en mujeres de 13, 19 y 29 años, con la misma sintomatología, aumento de volumen en el piso de la boca, de color azul, de consistencia fluctuante, dolorosas, con incremento de volumen a la estimulación salival.

Foto 1. Incremento de volumen en
mujer de 13 años, de color azul, dolor
que aumenta cuando come

Fotos 2 y 3. Aumento de volumen,
mujer de 29 años, con dolor y sin
manifestación radiográfica

Fotos 4 y 5. Aumento de volumen,
unilateral, dolor, en una mujer de 19
años, sin alteraciones radiográficas

Conclusiones

Es importante conocer este tipo de lesiones de glándulas salivales, ya que en la cavidad bucal hay más de 1 000 glándulas accesorias y tres pares de glándulas mayores (parótida, submandibular, sublingual). Su etiología es diversa, así como sus manifestaciones clínicas. En este caso ninguna de las pacientes presentó sialolito evidente por radiografía. Es muy importante hacer un buen diagnóstico diferencial y ofrecer a los pacientes una atención adecuada, con el objetivo de establecer el tratamiento correspondiente dependiendo del origen de la lesión, o bien, remitirlos a los servicios de cirugía maxilofacial de las diferentes instituciones que existen en nuestro país.
 

(2)

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014