IntraMed - Artículos - Gatifloxacina como agente terapéutico oftalmológico
Conjuntivitis infecciosa | 28 FEB 07
Gatifloxacina como agente terapéutico oftalmológico
El presente estudio tiene la finalidad de evaluar las propiedades antibacterianas de la gatifloxacina 0,3% y su citotoxicidad.
(3)
Autor: Randall Olson, MD Fuente: Comentario y resumen objetivo: Dr. Martín Mocorrea Zymar as an Ocular Therapeutic Agent. Int Ophthalmol Clin. 2006 Fall;46(4):73-84.
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Bibliografía
Desarrollo

La solución oftálmica gatifloxacina 0,3% es una fluoroquinolona de cuarta generación, indicada para el tratamiento de la conjuntivitis bacteriana. Debido a su amplio espectro antibacteriano, las fluoroquinolonas oftálmicas son ampliamente utilizadas para tratar la queratitis bacteriana y minimizar el riesgo de endoftalmitis postoperatoria.

Las concentraciones inhibitorias mínimas de gatifloxacina y moxifloxacina son prácticamente equivalentes y ambas son más potentes que las fluoroquinolonas de generaciones anteriores para combatir especies Gram-positivas comunes en las infecciones oculares.

La fórmula de gatifloxacina 0,3% contiene cloruro de benzalconio (CBA) como conservante, el que se incluye normalmente en las fórmulas para prevenir la contaminación del frasco con la flora de la piel en el momento de la instilación, por ejemplo. A pesar de que las fluoroquinolonas de cuarta generación son compuestos antibacterianos muy potentes, no pueden combatir las especies fúngicas. Existen una cantidad de estudios recientes que han demostrado que el CBA puede potenciar la actividad antibacteriana, lo que se manifiesta en concentraciones inhibitorias mínimas (CIM) bajas y una acción más rápida, mejorando además la eficacia de la gatifloxacina contra cepas resistentes. Asimismo la rapidez del efecto puede ser especialmente importante en antibióticos oftálmicos utilizados como profilaxis antes de una cirugía.

Los estudios que analizan la concentración en humor acuoso de las fluoroquinolonas después de la instilación utilizan frecuentemente  pacientes de cirugía de catarata, ya que las muestras pueden obtenerse fácilmente durante la cirugía, sin embargo los estudios utilizan distintas dosis. En estudios comparativos la concentración de moxifloxacina supera la de gatifloxacina por 1,9; 2,1 y 3,6 veces.

Numerosos estudios han investigado la posible citotoxicidad de las fluoroquinolonas y los efectos adversos con respecto a la cicatrización de heridas. Al administrarse en cultivos humanos de células epiteliales de la conjuntiva, concentraciones de moxifloxacina mayores de 10 μg/ml inhibieron la proliferación celular, mientras que la gatifloxacina no tuvo tal efecto inhibidor. La moxifloxacina demostró poseer una mayor toxicidad general que la gatifloxacina. La gatifloxacina también provoca menor demora en la cicatrización.

Los efectos adversos de la gatifloxacina reportados con mayor frecuencia fueron: irritación de la conjuntiva, aumento de lagrimeo, queratitis y conjuntivitis papilar, que se produjeron en 5 a 10% de pacientes con conjuntivitis bacteriana. Tan solo 1 a 4% de los pacientes informaron quemosis, hemorragia conjuntival, ojo seco, secreción, irritación ocular, dolor ocular, edema del párpado, dolor de cabeza, enrojecimiento, reducción de la agudeza visual y trastornos del gusto.

La gatifloxacina es efectiva en el tratamiento de la conjuntivitis bacteriana según  un estudio que determino un 72,3% de eficacia. Un estudio comparativo investigó su eficacia  con respecto a la ciprofloxacina en el tratamiento de la queratitis bacteriana. La cicatrización total de las úlceras se observó en un porcentaje significativamente mayor en pacientes tratados con gatifloxacina (95%) que los tratados con ciprofloxacina (81%). Asimismo la gatifloxacina tuvo un mayor porcentaje de eficacia en la cura de úlceras provocadas por bacterias gram-positivas.

Las fluoroquinolonas oftálmicas son normalmente utilizadas para minimizar el riesgo de endoftalmitis postoperatoria. La rápida progresión de la endoftalmitis implica que aún  una respuesta terapéutica agresiva puede no ser suficiente para prevenir la pérdida de visión, por lo tanto es esencial la prevención de la infección intraocular durante la cirugía. La mayoría de los casos de endoftalmitis se originan por bacterias que comúnmente se encuentran en la flora de la piel.  Aunque es poco común, con una incidencia de 0,1 % a 0,2% en las cirugías de catarata, la endoftalmitis es una patología grave que amenaza seriamente la vista.

Las medidas pre operatorias para minimizar el riesgo de endoftalmitis incluyen la antisepsia de la piel cercana a la superficie ocular con povidona iodada y la administración de gotas antibióticas.

Un estudio retrospectivo de endoftalmitis posterior a cirugía de catarata determinó  índices significativamente mayores después del uso profiláctico de ciprofloxacina que con el uso ofloxacina. Las soluciones oftálmicas de gatifloxacina y moxifloxacina poseen una actividad antibacteriana superior a la ofloxacina, lo que indicaría que su uso profiláctico podría minimizar la incidencia de la endoftalmitis postoperatoria.

También con relación al uso profiláctico de las fluoroquinolonas, un estudio reciente demostró que las incisiones en córnea clara utilizadas en la cirugía de catarata podrían permitir el ingreso de material de la película lagrimal en la cámara anterior. De acuerdo con este descubrimiento, la filtración de la herida durante el primer día posterior a la cirugía fue relacionada con endoftalmitis. Estos resultados subrayan la importancia de minimizar la carga bacteriana de la película lagrimal antes y después de la cirugía, hasta que se cierre la herida para reducir el riesgo de endoftalmitis. Otro punto a tener en cuenta es que para algunas cepas resistentes a las fluoroquinolonas, las concentraciones en humor acuoso que logran las fluoroquinolonas oftálmicas no son suficientes para exterminar estos patógenos, lo que implica que la única forma de prevenir la infección con estas cepas es en la superficie ocular donde se ven expuestas a concentraciones de fluoroquinolona más fuertes. Debido a que la película lagrimal puede reinfectarse mediante la piel y las pestañas circundantes, el momento crítico para disminuir la cantidad de bacterias en la película lagrimal sería antes y después de la cirugía hasta que la herida cicatrice por completo. Por lo tanto la exterminación de bacterias de manera rápida y potente en la superficie ocular que  se logra mediante la instilación de fluoroquinolona oftálmica antes y después de la cirugía es el factor más importante para minimizar el riesgo de infección intraocular post operatoria. Un estudio retrospectivo que incluyó 20.013 pacientes operados de catarata, tratados con fluoroquinolonas oftálmicas de cuarta generación, obtuvo un índice total de endoftalmitis de 0,07%.

Conclusiones:

La gatifloxacina es un potente agente antimicrobiano efectivo y seguro contra las infecciones oculares. Asimismo, teniendo en cuenta las CIM efectivas y su rápida acción, además de tener un efecto benigno con respecto a la cicatrización de heridas, es una excelente elección para prevenir la endoftalmitis.

Síntesis y traducción: Dr. Martín Mocorrea, editor responsable de Intramed en la especialidad de oftalmología.

(3)

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Dr. sergio javier sisterna pagano   Hace más de un año
Hace 10 dias operaron a mi hijo de catarata de ojo derecho, postraumatica, donde se uso moxifloxacina antes y despues de la cirugia, segun el protocolo, a los 6 dias del posoperatorio, tuvo un pequeño enrojecimiento de la conjuntiva y secrecion amarillenta consistente, que duro solo unas pocas horas; hasta ahora continua con las gotas segun el protocolo, con evolucion favorable, sin presentar hasta la fecha otro efecto adverso op secundario a la medicacion
Dr Sergio Sisterna Pagano
Rio Grande
Tierre del Fuego, Rep. Argentina
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014