IntraMed - Artículos - Patología tiroidea e infertilidad en la mujer
Actualización | 11 OCT 06
Patología tiroidea e infertilidad en la mujer
La autoinmunidad tiroidea (AIT) es más prevalente en la mujer infértil, pero el tratamiento con tiroxina no parece ejercer una acción protectora. Esta revisión es una actualización de todos estos aspectos.
(2)
Autor: Trokoudes KM, Skordis N Fuente: Comentario y resumen objetivo: Dr. Ricardo Ferreira Infertility and thyroid disorders. Current Opinion in Obstetrics and Gynecology 2006, 18:446–451

Los trastornos de la tiroides son relativamente frecuentes durante la edad reproductiva de la mujer. La autoinmunidad tiroidea (AIT) es más prevalente en la mujer infértil, especialmente la que padece endometrosis, con aumento de la tasa de abortos, pero el tratamiento con tiroxina no parece ejercer una acción protectora. Esta revisión es una actualización de todos estos aspectos.

Hipotiroidismo, reproducción e infertilidad en la mujer

El hipotiroidismo se caracteriza por una secreción reducida de hormonas tiroideas generalmente secundario a un mecanismo autoinmune (tiroiditis de Hashimoto), o luego de una cirugía o de tratamiento con yodo radiactivo. El hipotiroidismo subclínico se define por aumento en suero de la hormona folículo estimulante (TSH) con T4 libre en el rango de referencia.

En las mujeres en edad reproductiva el hipotiroidismo franco y el hipotiroidismo subclínico se presentan en alrededor del 0,5–0,7% y del 2–4%, respectivamente. Los efectos del hipotiroidismo sobre las hormonas de la reproducción incluyen una disminución de la globulina ligada a la hormona del sexo (SHBG), una disminución del estradiol total y un aumento de la fracción no ligada de testosterona y de estradiol. Está disminuida la depuración metabólica de estrona y de androstenediona y estos cambios conducen a la alteración de la vía hipófisis – ovario. La hiperprolactinemia es un hallazgo característico del hipotiroidismo.

Todos estos cambios hormonales se exteriorizan por alteraciones del ciclo menstrual, hipermenorrea, oligomenorrea o amenorrea. La biopsia de endometrio muestra proliferación endometrial que representa un estado anovulatorio. La ovulación y el embarazo pueden mantenerse en el hipotiroidismo leve, pero en toda mujer infértil hay que detectar la presencia de hipotiroidismo subclínico.

La administración de tiroxina generalmente restaura la función menstrual y las alteraciones hormonales.

Autoinmunidad tiroidea e infertilidad

La AIT se presenta en la mujer durante la etapa reproductiva y afecta la fertilidad y el proceso de embarazo. La AIT se caracteriza por la presencia de anticuerpos antitiroideos que incluyen los anticuerpos tiroglobulina y los anticuerpos anti peroxidasa tiroidea (TPO-abs). El significado clínico de AIT en la infertilidad es un tema discutido, pero la tendencia general acepta que existe una asociación entre AIT e infertilidad.

La disfunción tiroidea es más frecuente en mujeres con TPO-Abs positiva y puede interferir con la función ovárica normal.

La mujer que va a ser sometida a un embarazo asistido y por fertilización in vitro debe tener regularizado los mecanismos autoinmunes para evitar el fracaso de estos procedimientos. Ante la presencia de AIT, la administración de tiroxina reduce la tasa de abortos en una forma más eficaz que la administración de inmunoglobulinas, lo cual sugiere un estado de hipotiroidismo en la etapa precoz del embarazo de estas pacientes.

Sin embargo, hasta el presente no está claro si la AIT representa un epifenómeno o es un verdadero marcador del trastorno inmunitario subyacente.

Tratamiento con iodo radiactivo e infertilidad

El iodo radiactivo (I131) es ampliamente utilizado para el tratamiento del hipertiroidismo y para el cáncer de tiroides bien diferenciado. Para las mujeres en edad reproductiva, existe el riesgo de que este tratamiento afecte la función gonadal, la fertilidad, genere malformaciones en el recién nacido y produzca tumores secundarios.

En el hipertiroidismo la dosis de I131 es de aproximadamente 10 mCi (370MBq), mientras que en el cáncer de tiroides la dosis es entre 10 y 100 veces superior. La dosis para el hipertiroidismo no produce efectos significativos sobre las gonadas ni sobre la progenie, pero las dosis administradas para el cáncer de tiroides pueden producir amenorrea temporaria con valores elevados de hormona folículo estimulante y hormona luteinizante (17-28% de las mujeres). Este efecto se observa al poco tiempo de iniciado el tratamiento y dura entre 6 y 12 meses. No se observó insuficiencia ovárica permanente, pero la menopausia se puede adelantar en el tiempo. La tasa de fertilidad no se afecta. Debido al riesgo de abortos, se recomienda el embarazo un año después del tratamiento con I131.

Conclusión

Los trastornos de la tiroides pueden producir alteraciones de la menstruación y un riesgo aumentado de abortos y efectos a largo plazo sobre el recién nacido. La AIT que es más prevalente en las mujeres infértiles, no parece afectar la tasa de embarazos, pero está asociada con un aumento de la tasa de abortos. El tratamiento con tiroxina no modifica la fertilidad ni protege contra el riesgo de aborto, pero es insuficiente la información disponible sobre el hipertiroidismo, el hipotiroidismo subclínicos y la AIT aislada respecto de la infertilidad. Se requiere mayor investigación en ese terreno para establecer el impacto de la disfunción tiroidea sobre la reproducción.

(2)

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014