Mecanismos. | 31 DIC 05

El orgasmo femenino ayuda a la fertilidad .

La fisiología y la fertilidad.
1
Fuente: El Universal  

La función fisiológica del instante de máximo placer femenino siempre ha estado en discusión. Pero los estudios revelan que el clímax facilita a los espermatozoides el ascenso por el cuello del útero

La función fisiológica del instante de máximo placer femenino siempre ha estado en discusión. Pero los estudios revelan que el clímax facilita a los espermatozoides el ascenso por el cuello del útero, sostiene María Teresa Urbina, directora del Laboratorio de Fecundación in Vitro de Unifertes.

Sin duda que es un consejo polémico (aplaudido por las y los sexólogos, condenado por los sectores más conservadores), pero la mejor recomendación para la mujer que anhela concebir es gozar plenamente de las relaciones sexuales.

"Sólo después de 12 meses disfrutando sus orgasmos, si no ha logrado embarazarse, es que la Organización Mundial de la Salud y la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida le recomiendan buscar ayuda en un centro de fertilidad acreditado", enfatiza María Teresa Urbina, directora del Laboratorio de Fecundación in Vitro de Unifertes.

"Desde el punto de vista evolutivo, cada adaptación tiene una función, y la del orgasmo masculino es clara: depositar el semen en la vagina para la reproducción (aunque algunos hombres pueden tener orgasmos sin eyacular)", comenta Urbina. Lo que siempre estuvo en entredicho era el papel del placer femenino: algunos autores sugerían que contribuía para que la mujer estuviese relajada después de la intimidad, a fin de que retuviera los esper-matozoides; otros, negaban esa hipótesis.

Pero los estudios, poco a poco, apuntan hacia la idea de que el clímax de ellas es uno de los factores que contribuyen con la procreación. "Según Ian Kerner, sexólogo clínico, una función del orgasmo femenino está relacionada con la fertilidad. Se ha demostrado que, cuando una mujer siente un orgasmo, experimenta contracciones reflejas que pueden crear un efecto de succión que ayuda a los espermatozoides a ascender por el cuello del útero, la cavidad uterina y las trompas", destaca la investigadora.

Empujar a los espermatozoides

En experimentos desarrollados con esferas de látex del tamaño de la cabeza de un espermatozoide, colocadas en la vagina, "se encontró que en las mujeres que tuvieron orgasmos, las contracciones uterinas fueron capaces de desplazar las esferas de látex hasta las trompas, que es el sitio donde los espermatozoides deben llegar hasta su encuentro con el óvulo para que ocurra la fecundación. Se han reportado casos de mujeres cuyas contracciones uterinas son tan fuertes durante el orgasmo, que han succionado el condón hacia el cuello del útero, sacándolo del pene".

Otros trabajos sirvieron para corroborar que si ellas alcanzan el clímax, retienen mayor cantidad de semen en sus órganos reproductivos. Aún más: "gozar de múltiples orgasmos aumenta la probabilidad de que los espermatozoides lleguen al óvulo".

Pero, paradójicamente, las mujeres que sufren algún trastorno de la fecundidad desean tanto un bebé, "que el sexo se convierte sólo en el medio para lograrlo, y se olvidan de sentir placer. Todo, porque no saben que el placer de sentir un orgasmo las puede ayudar a concebir". Hay que recordar que 1 de cada 4 parejas presenta problemas de fertilidad, debido a múltiples razones (edad, infecciones).

En el instante de la culminación de la relación sexual, describe Urbina, el corazón se acelera, la presión sanguínea se incrementa, la respiración se vuelve jadeante, la piel se ruboriza, los tejidos se inflaman con sangre, cambia la expresión de la cara, los músculos se tensan y se experimentan contracciones y expansiones. Es, en suma, "una experiencia poderosa que involucra al cuerpo y a la mente", de la que nadie en su sano juicio debería privarse.

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017