IntraMed - Artículos - Posibilidades de incurrir en una mala praxis oftalmológica
Lasik y queratectomía fotorrefractiva | 12 MAY 04
Posibilidades de incurrir en una mala praxis oftalmológica
El presente estudio tiene como objetivo identificar cuales son los factores que incrementan el riesgo de ser demandados o enfrentar juicios por mala praxis de estos profesionales.
Autor: Dres. Abbott RL, Ou RJ, Bird M. Fuente: Department of Ophthalmology, University of California, San Francisco, California 94143, USA. Ophthalmology. 2003 Nov;110(11):2137-46
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Bibliografía
Desarrollo

En nuestra cultura, muchos pacientes desconformes inician, cada vez más, litigios como medio de resarcimiento cuando notan deficiencias en la calidad de la atención recibida por parte de sus médicos. La incidencia de errores médicos combinada con una espiral ascendente de resarcimientos monetarios dispuestos por las cortes, han creado un sistema beneficioso para los abogados. Algunos abogados sostienen que los litigios por mala praxis sirven para reducir la cantidad de errores y para que los médicos intenten mejorar la atención prestada a sus pacientes.

Ciertos procedimientos quirúrgicos tienen una mayor incidencia de demandas, especialmente en los casos en que el costo corre por parte del paciente y no de terceros. Tal es el caso de la cirugía refractiva. En los últimos años ha cobrado gran popularidad y la incidencia de casos de mala praxis (LASIK - queratectomía refractiva QR) ha aumentado notablemente. Según los datos de la Ophtalmic Mutual Insurance Company (OMIC) (Sociedad Mutual de Seguros Oftalmológicos) los juicios de mala praxis se han triplicado entre 1998 y 2001.

Métodos:
Se ha realizado un estudio retrospectivo, longitudinal y de seguimiento cohortes de 100 casos consecutivos de demandas o juicios de la OMIC por cirugías LASIK y QR realizadas por cirujanos asegurados en la OMIC entre 1996 y 2002. La OMIC proporcionó todos los antecedentes y la información necesaria. Se tuvo en cuenta la historia de demandas o juicios de cada profesional, se realizó un análisis de regresión logística para cada factor y además se controló el volumen de prácticas realizadas.

Resultados:
Un análisis de regresión logística dio como resultado que el factor de incidencia más importante es el volumen de intervenciones, a más cirugías mayor es el riesgo de enfrentar una demanda (cociente de disparidad = 31.4 > 1000 cirugías/año y 0-20 cirugías/año, 95% de intervalo de confianza (IC) = 7.9-125,P=0.0001). En casos de más de 100 cirugías por año, otros factores de relevancia estadística son el sexo, la publicidad, el tiempo dedicado al paciente antes de la intervención y el trabajo en colaboración con otros profesionales.

En este estudio se ha reunido información proporcionada por la OMIC en casos de demandas y juicios por cirugías refractivas e informes y solicitudes firmados por los profesionales, para identificar los factores que pudiesen estar relacionados con un mayor riesgo de litigio. De un total de 146 demandas y juicios por cirugías refractivas registrados en la OMIC entre enero de 1989 y septiembre de 2002, la mayoría (79%) fueron intervenciones LASIK. Esto se debe al mayor volumen de intervenciones, más cantidad de profesionales que la realizan y una gran expectativa por parte de los pacientes. Además muchos profesionales realizan un marketing agresivo para este tipo de intervención, lo que agrava el problema.

El aumento de los litigios por mala praxis no se da únicamente en oftalmología.
La OMIC tenía en su base de datos 2933 profesionales asegurados en octubre de 2002 de los cuales un 33% solicitó cobertura por responsabilidad en intervenciones QR o LASIK. La edad promedio de los asegurados era de 48.9 años. Los dos factores más significativos que aumentan el riesgo de demanda o juicio contra el cirujano, según los datos reunidos en este estudio fueron: la cantidad de cirugías realizadas y el antecedente de demandas o juicios previos contra el profesional.

Existe una diferencia importante en la cantidad de intervenciones entre los cirujanos que fueron demandados y los que no lo fueron. Entre los demandados un 24 % realizaba 100 cirugías o menos por año, un 48,2% más de 300 cirugías y un 27,1% más de 1000 cirugías por año. Un promedio de 491 cirugías por año, mientras que los profesionales no demandados realizaron un promedio de 162 cirugías por año. Según las solicitudes de cobertura presentadas un 23,4% de los profesionales no habían sido demandados previamente, un 32,5% tenía 1 o 2 demandas anteriores y un 35, 4% tenía > 3 demandas o juicios. Estos datos indican que la existencia de demandas anteriores constituye un factor significativo, cualquier antecedente de demanda o juicio eleva el riesgo.

El porcentaje de cirujanos hombres con y sin demandas es de  93% y 86% respectivamente. Por el contrario en el caso de las mujeres cirujanas con y sin demandas es de 6,6% y 13,2%, lo que indica que los hombres corren un riesgo mayor que las mujeres (P=0,048). Según el presente estudio los profesionales que realizan más de 100 LASIK o QFR por año y que realizan marketing de su actividad corren un mayor riesgo de incurrir en una demanda o juicio por mala praxis que los que no realizan publicidad alguna (P=0,0001). A pesar de que la publicidad, en general, tiene como objetivo que los pacientes estén mejor informados, no deja de ser común que el material que se distribuye de lugar a conceptos erróneos y falsas expectativas.

El tiempo dedicado al paciente antes de la intervención disminuye el riesgo. El tiempo que el profesional le dedica al paciente antes de la operación permite establecer una relación entre ambos y el profesional puede evaluar los rasgos de personalidad del paciente y las falsas expectativas que pueda tener. Entre los casos estudiados un 55,3% fueron realizados en colaboración con un optometrista. Sólo un 27,8% de los profesionales que no fueron demandados trabajaron en colaboración con otro profesional.

Conclusión:

Se llega a la conclusión de que un cirujano con gran volumen de intervenciones, de sexo masculino, que realiza publicidad, trabaja en colaboración con optometrista y dedica poco tiempo a sus pacientes antes de la operación corre un alto riesgo de enfrentarse a un litigio por mala praxis. Esperamos con este estudio lograr ciertos cambios, que se mejore la calidad de la atención  del cirujano hacia sus pacientes y se cambie la imagen adquirida por estas intervenciones dentro de la comunidad jurídica y el público en general.

Síntesis y traducción: Dr. Martín Mocorrea, editor responsable de Intramed para la especialidad de oftalmología.

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014