IntraMed - Artículos - Tratamiento de la hipertensión severa en el embarazo
Metaanálisis sobre la hidralazina | 18 FEB 04
Tratamiento de la hipertensión severa en el embarazo
Comparan los efectos de las drogas antihipertensivas de rápida acción con la hidralazina en lo que respecta a resultados perinatales, maternos y neonatales.
(2)
Autor: Dres. Magee LA, Cham C, Waterman EJ, Ohlsson A Fuente: University of British Columbia, BC Women's Hospital and Health Centre, Vancouver, Canada  BMJ. 2003 Oct 25;327(7421):955-60.
Discusión y conclusiones

Discusión

Este metaanálisis sobre el tratamiento de la hipertensión severa en el embarazo muestra que la hidralazina se asoció con peores resultados maternos y perinatales que el resto de los antihipertensivos, particularmente el labetalol y la nifedipina. Se encontró que la hidralazina era menos efectiva como droga antihipertensiva que la nifedipina o la isradipina y no difirió con el labetalol. En comparación con otros antihipertensivos, la hidralazina se asoció con más resultados adversos: hipotensión materna, desprendimiento de placenta, efectos adversos en la frecuencia cardíaca fetal, cesáreas, oliguria materna, muerte fetal intraútero (tendencia estadística solamente), y Apgar bajo al minuto.

La hidralazina se asoció con menos bradicardia neonatal que el labetalol, pero ningún trabajo reportó este resultado. La hidralazina fue peor tolerada que otros antihipertensivos. Produjo más efectos adversos maternos que el labetalol o el ketanserin. Se observó más cefaleas, palpitaciones y taquicardia materna que con otros antihipertensivos con la excepción de la nifedipina.

La caída brusca en la presión arterial puede producir estas complicaciones al disminuir la perfusión placentaria (reflejada en las alteraciones en la frecuencia cardíaca fetal) y llevar al desprendimiento placentario, a una cesárea y a un Apgar bajo al minuto (con recuperación a los cinco minutos). La nifedipina y el labetalol parenteral parecieran ser alternativas válidas a la hidralazina. El labetalol controló la hipertensión severa en el 87% de las mujeres y fue similar a otros antihipertensivos en cuanto a la necesidad de prescribir más antihipertensivos. No se realizaron más trabajos que muestren la bradicardia neonatal (generalmente transitoria) asociada al labetalol parenteral por lo que se debe avisar al neonatólogo cada vez que se lo utilice en el trabajo de parto.

El Ketanserin presentó buenos resultados comparado con la hidralazina.
Por supuesto que este metaanálisis tiene sus limitaciones. Está basado en trabajos retrospectivos y observacionales y en datos publicados. Sin embargo, se tomaron en cuenta los trabajos con menos sesgos y los resultados son biológicamente posibles.
La revisión del Cochrane más reciente establece que no hay evidencias de que una droga antihipertensiva de acción rápida sea mejor que otra con excepción del ketanserin que se asocia con una hipertensión más persistente.

Conclusiones

Los resultados de este trabajo tienen que producir ciertas dudas acerca del uso del agente de primera elección para el tratamiento de la hipertensión severa en el embarazo. Se requieren más datos de trabajos con una gran cantidad de pacientes para poder tomar una conducta. Esta revisión avala el uso de otros antihipertensivos que no sean la hidralazina para el manejo de la hipertensión severa en el embarazo.

(2)

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014