IntraMed - Artículos - Trauma infantil y alucinación en el trastorno bipolar
Trastorno bipolar | 01 OCT 03
Trauma infantil y alucinación en el trastorno bipolar
Es éste el primer análisis sistemático acerca de la relación entre el abuso sexual infantil u otras experiencias traumáticas infantiles y las alucinaciones en personas con trastorno bipolar.
Autor: Dres. Hammersley P, Dias A, Todd G, Bowen-Jones K Fuente: Fundación ACTA Br J Psychiatry. 2003 Jun;182:543-7.
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Resultados y discusión
Resultados y discusión

Cuarenta y cinco participantes (casi la mitad de la muestra) había experimentado alucinaciones durante el curso de sus vidas. Treinta habían tenido alucinaciones auditivas, 11 habían escuchado voces comentando sus acciones, 25 habían tenido alucinaciones visuales, 9 habían tenido otro tipo de alucinaciones (táctiles, somáticas u olfatorias). Quince participantes mencionaron espontáneamente experiencias traumáticas infantiles. Todas las pruebas de chi cuadrado mostraron asociación entre alucinaciones y traumas infantiles, aún cuando se excluyeron de la muestra a los pacientes con diagnóstico de trastorno borderline de la personalidad. Así, a pesar de la baja prevalencia de abuso reportado en esta muestra, la asociación entre las variables estudiadas resultó muy fuerte y no atribuible al azar.

No hay elementos en esta muestra para presumir que el trauma infantil fue causante de la enfermedad o estuvo implicado de algún modo directo en su despertar. Tampoco quieren los autores dar a entender que los pacientes de este grupo puedan haber sufrido más traumas infantiles que los de otros. Pero los autores destacan que los hallazgos de este trabajo son consistentes con los de otros estudios que sugieren que el abuso sexual infantil y otros traumas tempranos incrementan el riesgo de que los individuos presenten síntomas positivos, especialmente alucinaciones. La interpretación que dan a este hallazgo es que el trauma infantil tiene una importante repercusión en el posterior perfil sintomático de los pacientes con trastorno afectivo bipolar, incrementando su vulnerabilidad a experimentar alucinaciones auditivas.

Se preguntan finalmente cuáles serían los mecanismos que vinculan los traumas tempranos a las alucinaciones. Se remiten a los estudios psicológicos de Bentall (2000) que sugieren que las alucinaciones son la resultante de atribuir erróneamente los hechos mentales a fuentes extrañas o externas, y que esto es más probable ocurra cuando se experimentan acontecimientos mentales que son automáticos y bajos en cuanto a esfuerzo cognitivo. Como los recuerdos intrusivos del trauma son típicamente acontecimientos mentales de este tipo, los individuos que tienen sus habilidades para monitorear las fuentes altamente comprometidas por su enfermedad mental serían muy proclives a experimentar alucinaciones. Consideran que los pensamientos automáticos negativos durantes los períodos de autoestima baja también podrían experimentarse como ajenos bajo estas circunstancias. Ambos tipos de hechos cognitivos son proclives a ser experimentados durante períodos de estrés, especialmente cuando un adulto sobreviviente al abuso ha sido nuevamente traumatizado con experiencias negativas adicionales. Por ejemplo Honig et al (1998) encontraron que muchas de las personas que alucinan informaron que sus alucinaciones comenzaron con posterioridad a experiencias "retraumatizantes".  Sin embargo, en ningún caso se menciona si el contenido de las alucinaciones está directamente relacionado con los hechos traumáticos, o si éstos facilitan la vía para la emergencia de otros contenidos (presentes y/o pasados).

Entre las limitaciones que afectaron este trabajo, los autores mencionan el haberse restringido a la mención espontánea de hechos traumáticos, con lo cual la magnitud de la asociación estudiada podría estar subestimada. También el no haber verificado los relatos de los pacientes con documentos legales o de otro tipo, y por último, el no haber podido a través de los relatos de los pacientes, analizar bajo qué estado de ánimo se produjeron las alucinaciones o si las alucinaciones auditivas en particular se produjeron en las fases maníaca o depresiva.

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014