IntraMed - Artículos - Síndrome de intestino irritable
Algoritmo diagnóstico terapéutico | 20 MAY 01
Síndrome de intestino irritable
El autor describe esta enfermedad, causa habitual de consulta, y propone una serie de recomendaciones que surgieron en un workshop multidisciplinario en Gran Bretaña para generar guías de manejo.
Autor: Dr. Olmos, Jorge A. 
INDICE:  1. Definición | 2. Factores especiales | 3. Algoritmo de estudio | 4. Bibliografía
Algoritmo de estudio

Este algoritmo propuesto es adaptado de aquel utilizado por el Dr. Camilleri en la Clínica Mayo. Recientemente se llevó a cabo un workshop multidisciplinario en Gran Bretaña para generar las guías de manejo para el síndrome de intestino irritable. Estas guías surgen de un análisis de los diferentes aspectos de esta entidad realizada por los expertos y basada en la fuerza de la evidencia.

Las siguientes son las recomendaciones más sobresalientes de esa reunión:

· Los pacientes menores de 45 años con síntomas funcionales típicos que no presenten síntomas de alarma o historia familiar de cáncer de colon y con un examen físico normal, se sugiere no realizar estudios iniciales y observar los cambios luego del reaseguro y las modificaciones en el estilo de vida (recomendación grado B).
· Los pacientes derivados a la estructura hospitalaria y con síntomas más severos usualmente requieren la realización de rectosigmoidoscopía y exámenes bioquímicos de rutina que incluyan recuento de glóbulos blancos y eritrosedimentación (recomendación grado B).
· Los pacientes con diarrea como síntoma predominante deben ser evaluados con tests no invasivos para descartar malabsorción intestinal, estudios microscópicos de materia fecal, dosajes de ferritina, calcio y albúmina, evaluación de la función tiroidea y anticuerpos antiendomisio. Por otro lado la realización de una rectoscopia con biopsia rectal complementado con un colon por enema. En los pacientes con diarrea severa realizar videocolonoscopía total para excluir colitis microscópica (recomendación grado C).
· Los pacientes mayores de 45 años con síntomas de reciente comienzo o sujetos más jóvenes con historia familiar de cáncer de colon justifican la evaluación colónica idealmente a través de colonoscopía. Por otro lado los síntomas progresivos en cualquier grupo atareo requieren una reevaluación y estudio del colon (recomendación grado C).
· Los cambios en la dieta pueden beneficiar a algunos pacientes con diarrea quienes ingieren grandes cantidades de carbohidratos no digeribles, frutas y cafeína (recomendación grado C).
· En los pacientes constipados con baja ingesta de fibra se debe realizar un ensayo terapéutico de dieta alta en fibra (recomendación grado C).
· Los pacientes con diarrea cuya ingesta de lactosa es sustancial pueden beneficiarse de la exclusión de la lactosa y/o un test de tolerancia a la lactosa (recomendación grado B).
· La dieta por exclusión formal puede ser de utilidad en controlar los síntomas en algunos pacientes (recomendación grado B).
· El diagnóstico positivo de intestino irritable, la explicación de los síntomas a los pacientes, sus causas y su relación con los factores físicos, psicológicos y dietarios y una adecuada relación medico-paciente son los elementos más adecuados de manejo (recomendación grado C).
· Aquellos pacientes con ansiedad pero sin enfermedad psiquiátrica y que no responden satisfactoriamente al tratamiento, se pueden beneficiar de la terapia de relajación (recomendación grado B).
· Aquellos pacientes con morbilidad psiquiátrica prominente pueden responder a la psicoterapia o la terapéutica conductal cognitiva o requerir tratamiento psiquiátrico convencional. Por otro lado aquellos con menor componente psicopatológico pueden responder adecuadamente a la hipnoterapia (recomendación grado B).
· Los antiespasmódicos pueden ser dados para reducir el dolor, idealmente aquellos con acción anticolinérgica (recomendación grado A).
· Los antidepresivos tricíclicos pueden ser de beneficio para el manejo del dolor inicialmente en dosis bajas, aunque ocasionalmente pueden ser requeridas dosis mayores. Estas drogas deben ser evitadas en pacientes constipados (recomendación grado A).
· Los pacientes con diarrea y urgencia defecatoria pueden ser adecuadamente tratados con loperamida en dosis de 4 a 12mg día (recomendación grado A).
· Un pequeño número de pacientes con diarrea como síntoma predominante tiene malabsorción de sales biliares y pueden responder a la terapéutica con colestiramina (recomendación grado B).
· Aquellos pacientes con constipación como síntoma predominante quienes no responden o presentan intolerancia con la dieta rica en fibra deben ser tratados con suplemento de fibras tales como el psilium (recomendación grado B).
· Aunque muchas otras drogas, diferentes a las mencionadas anteriormente, son usadas para tratar estos pacientes, ninguna tiene evidencia de soporte suficiente para ser recomendada (recomendación grado C).

Por lo expuesto surge que, subdividir a los pacientes por subgrupos sintomáticos, identificar el perfil psicológico de los pacientes, reasegurarlos y producir cambios en el estilo de vida son los elementos más importantes de manejo en este grupo de pacientes. Por otro lado existen unas pocas drogas y algunas terapéuticas alternativas que pueden ser de utilidad.

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014